Publicado el

Consejos para el cuidado del oído

Oreja de bebé

Nuestros oídos son órganos sensibles y delicados que debemos proteger con mimo. Los placeres que nos brinda el sentido del oído bien merecen que pongamos toda nuestra atención en su cuidado.

Ya sea para escuchar una sinfonía de Beethoven, la última obra maestra de Luis Fonsi o las interesantes opiniones de tu cuñado en la cena de Nochebuena, necesitamos nuestros oídos. Pero, ¿cómo protegerlos? Lo primero es encontrar al agente agresor, y en este caso no nos referimos ni a Luis Fonsi ni a tu cuñado.

Ruido

  • Es posiblemente el elemento más perjudicial para la salud de tus oídos. Los sonidos que llegan a nuestros tímpanos nunca deberían de exceder los 85 decibelios.
  • Es recomendable llevar tapones a los conciertos o a los locales con música muy alta. Tampoco es conveniente permanecer demasiado cerca de los altavoces. Podemos disfrutar igualmente de la música y nuestros oídos lo agradecerán.
  • Hay determinadas profesiones en las que es fundamental el uso de algún dispositivo de bloqueo de sonido, como auriculares especializados. Si habitualmente trabajas con maquinaria ruidosa sabes de lo que hablamos.
  • Cuando utilicemos auriculares deberemos procurar hacerlo a volúmenes moderados. A veces tendemos a usar volúmenes demasiado elevados, especialmente cuando estamos en entornos ruidosos y queremos bloquear el ruido del exterior. Sobra decir que esto es una práctica muy peligrosa y puede llegar a provocarnos sordera permanente.
  • Algo parecido ocurre con el equipo de audio del automóvil.

Objetos extraños

  • Está totalmente contraindicado utilizar bastoncillos de algodón para el oído. Lejos de limpiarlo, lo que vamos a conseguir es empujar la cera hacia el tímpano, pudiendo dañarlo. Los bastoncillos se pueden utilizar para limpiar el pabellón auricular, pero nunca el oído.
  • Si utilizamos audífonos deberemos estar atentos porque estos dispositivos pueden llegar a bloquear la salida natural de la cera e, incluso, estimular la producción de cera. Los audífonos son una ayuda fundamental para muchas personas y su utilización es recomendable, sólo que deberemos tener unas buenas prácticas en su cuidado y limpieza.

En conclusión, para gozar de una buena salud auditiva basta con ser lógico y razonable. Evitar los ambientes ruidosos y no introducir objetos en el canal auditivo son buenas pautas para comenzar a cuidar nuestros oídos.

En próximas entradas te explicaremos la mejor forma de limpiar los oídos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *