Publicado el

Cataratas: la ceguera de la edad

Niebla

Las cataratas son una de las principales causas de ceguera que van asociadas con la edad. Cuando se padece cataratas se pierde agudeza visual y se tiende a ver los objetos borrosos, como a través de una neblina, e incluso se perciben molestos destellos. Por fortuna, a pesar de las limitaciones que causan las cataratas en la percepción visual se trata de una dolencia tratable mediante cirugía.

¿Por qué se producen?

En el interior de nuestros ojos tenemos una lente, llamada cristalino, que refracta los rayos de luz que llegan a los ojos y los enfoca para formar la imagen sobre la retina. A veces el cristalino, principalmente debido a la edad, comienza a volverse opaco. Cuando esto sucede, la sensación que tenemos es como si viéramos el exterior a través de un cristal empañado.

¿Qué síntomas causan?

El principal síntoma de las cataratas es el de la visión borrosa. El cristalino debe ser transparente para permitir la visión correcta y nítida. Cuando se oscurece es cuando aparece la sensación de neblina en la visión. Resulta curioso que en ocasiones, durante los primeros estadios de la enfermedad, algunos pacientes afirmen que su visión de cerca mejora debido a que el ojo se miopiza. Otro de los síntomas más comunes que experimenta el ojo con cataratas es el deslumbramiento, ya que se es más sensible a la luz, dificultando de manera considerable la conducción nocturna.

¿Cómo se tratan?

El tratamiento más eficaz contra las cataratas es la cirugía. Actualmente se trata de una intervención sencilla en la que se sustituye el cristalino deteriorado por una lente artificial. De cualquier modo, se debe proceder a la cirugía exclusivamente cuando las cataratas limiten la actividad diaria del paciente, ya que en ocasiones se tiende a recurrir a esta solución cuando no es del todo necesario y se pueden aliviar significativamente los síntomas con tratamientos menos invasivos.