Publicado el

Cantar ayuda a los niños con pérdida de audición

Niña con micrófono

Según una investigación del University College de Londres cantar una hora a la semana ayuda a los niños con dificultades auditivas. De hecho, el canto podría mejorar rápidamente su audición.

Cantar en la escuela

El estudio se ha realizado en un colegio de primaria de Islington, municipio de la capital del Reino Unido. Los niños aprenden famosas canciones infantiles como Estrellita, ¿dónde estás? e incluso se atreven con clásicos del folk británico como My Bonnie lies over the ocean. La sesión está dirigida por una profesora de música y los pequeños se van pasando el micrófono para cantar. Gracias a un programa de ordenador las notas que producen se proyectan sobre una pantalla, de este modo los niños tienen una referencia visual y pueden “ver” sus voces. Dichas notas aparecen representadas en forma de onda, así los niños pueden diferenciar entre los distintos tonos.

Lo cierto es que los pequeños se lo pasan fenomenal y todos están de acuerdo en que la hora de canto es la mejor de la semana. “Me gusta cantar con la profesora”, “me encanta ver los gusanos ondulados en la pantalla cuando canto”, “me gusta mucho la música”, comentan los niños.

Una ayuda efectiva

Es importante que los niños se lo pasen bien cantando, pero aún más importante es que esta actividad les ayuda claramente en sus problemas de audición y en el habla. “Es muy efectivo. Algunos de los grupos con los que he trabajado notan una diferencia enorme al final del semestre. No se trata sólo de cantar, también tienen la oportunidad de hacer un poco el bobo y acceder a áreas de su voz que de otra forma no explorarían”, explica la profesora. Se ha comprobado que gracias a estas sesiones de canto los niños no sólo oyen y hablan mejor, además ganan seguridad en ellos mismos.

Para los investigadores del University College cantar es importante porque es un acto repetitivo a la par que divertido, en el que los sonidos se exageran, siendo beneficioso para los pequeños. Cuando los niños cantan producen un amplio abanico de sonidos y eso les ayuda a diferenciarlos mejor.