Publicado el

Lágrimas para la salud

Lágrimas de bebé

Solemos asociar las lágrimas con situaciones emocionales de tristeza, pena o dolor. Pero las lágrimas tienen un lado positivo y muy beneficioso para nuestra salud visual. Sin ellas, nuestros ojos estarían desprotegidos.

El secreto de una lágrima

La lágrima es un fluido que se produce en la glándula lagrimal, que segrega alrededor de un gramo de lágrimas al día. Su principal función es la de limpieza y lubricación del ojo. Además de protegerlo y mantenerlo libre de polvo, la lágrima también oxigena el ojo, proceso esencial para la buena salud del globo ocular.

Por si fuera poco, algunas de las sustancias que forman la lágrima tienen propiedades antibacterianas, que ayudan a proteger a nuestros ojos frente a posibles infecciones.

El ojo seco

Una óptima segregación de lágrimas es fundamental para mantener el ojo correctamente lubricado y sano. Cuando se da una deficiencia en la segregación normal de la lágrima se produce una patología muy común llamada síndrome del ojo seco.

Esta carencia de lágrimas puede llevar a la irritación permanente de la zona e, incluso, a la aparición de cicatrices en la superficie ocular. Algunos síntomas que pueden avisarnos de que sufrimos esta dolencia son la quemazón en el ojo, visión borrosa, sensación de dolor y sequedad, pesadez de párpados y enrojecimiento de la zona.

Lágrimas artificiales

Una forma de combatir contra la sequedad del ojo es el uso de las lágrimas artificiales. Este producto, que se puede comprar en cualquier farmacia, alivia en cierta medida los síntomas de la segregación deficiente de lágrimas. Aunque no son igual de efectivas que las lágrimas naturales, son capaces de emular la acción protectora y humidificadora de estas últimas.

Como veis, las lágrimas no son motivo de tristeza. Una buena segregación de lágrimas es indispensable para la salud y correcto funcionamiento de nuestro preciado sentido de la vista.

Publicado el

Tus ojos conocen bien tu corazón

Corazón

Hay gente que piensa que los ojos son una ventana al alma de las personas. En ese sentido, también podría decirse que son una ventana al corazón. Y ahora esta afirmación puede interpretarse de manera literal. Un estudio llevado a cabo por Google ha logrado determinar el riesgo de problemas cardiovasculares de los pacientes con un sencillo escaneo de la retina.

Tus ojos hablan de ti

El estudio publicado en la revista Nature detalla cómo el equipo de investigadores fue capaz de deducir datos del paciente como la edad, la presión arterial o si es fumador simplemente escaneando su retina. Los datos recopilados luego son empleados para predecir el riesgo de padecer problemas cardiovasculares. Las fotografías de la retina incluyen los capilares que hay en el interior de los ojos. Procesando la imagen de esos vasos sanguíneos se puede predecir factores de riesgo como la presión arterial o la condición de fumador y anticipar la posibilidad de sufrir un problema de corazón en el futuro.

Los investigadores utilizaron los datos de cerca de 300.000 pacientes para entrenar al algoritmo de su software, con la finalidad de mejorar la precisión de los resultados. “Utilizando algoritmos de aprendizaje profundo con los datos de 284.335 pacientes, fuimos capaces de predecir los factores de riesgo cardiovascular a partir de imágenes de la retina con sorprendentemente alta precisión“, explica Lily Peng del Google Brain Team.

Un mundo de posibilidades

Peng considera que lo averiguado con esta investigación puede suponer un nuevo método de descubrimiento científico. “Nuestro procedimiento utiliza el aprendizaje profundo para establecer conexiones entre los cambios en la anatomía humana y la enfermedad, parecido a cómo los médicos aprenden a asociar determinados síntomas con el diagnóstico de una nueva enfermedad. Esto podría ayudar a los científicos a generar hipótesis más enfocadas y dar paso en el futuro a un amplio abanico de investigaciones“, concluye Peng.